top of page

Reflejos y Promesas: Meditaciones sobre la Posnavidad



El periodo posterior a la Navidad, este momento singular, oscila entre la melancolía de las luces que se desvanecen y la esperanza de un nuevo año. Las calles, antes animadas por canciones y risas, se envuelven en un silencio pensativo. Las casas, testigos de reuniones familiares, poco a poco se despojan de las decoraciones, como si marcaran el final de un capítulo.

En los hogares, los restos de banquetes recuerdan los momentos compartidos, las conversaciones entre generaciones, intercambiando recuerdos y aspiraciones. Es un momento de reflexión, donde se sopesa el peso de las ausencias, la importancia de las presencias, y donde se medita sobre el verdadero significado de estas reuniones.

Los regalos, ahora desempaquetados, son solo objetos, perdiendo su misterio, instándonos a buscar en otros lugares, quizás dentro de nosotros mismos, la magia que solíamos atribuirles.

Después de la Navidad, también es la promesa implícita de un renacimiento, el momento en que cada uno, fortalecido por las lecciones del año pasado, mira hacia el futuro con una resolución renovada. En este espacio entre el fin y el comienzo, hay una filosofía tácita, la de la continuidad en el cambio, la continua reinvención de nuestras vidas.

Este tiempo, suspendido entre el final y el principio, nos invita a una introspección agridulce pero fundamentalmente optimista, porque después de todo, cada final es solo el preludio de un nuevo comienzo.

En este período de transición, ¿qué resonancia particular encuentra el después de la Navidad en su propia historia y sus perspectivas de futuro?

0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page